Saltar al contenido
Setamania

Setas tóxicas y sus efectos en nuestra salud.

Temporada de setas tóxicas y comestibles ¡¡ Ojo !!.

Muchas precaución con las setas tóxicas. Estamos en plena campaña micológica  y según algunas barbaridades de preguntas y comentarios que veo en las redes sociales, y dado que todos los años hay cientos de intoxicados y por desgracia una decena de muertes provocadas por setas voy a citar las especies más toxicas, las mortales y los efectos sobre nuestro organismo de sus respectivas toxicidades.

 

Amanita phalloides. Tóxica mortal

Las Setas Venenosas y el Veneno de las Setas.

Es de gran importancia el reconocer de forma segura las especies mortales antes de comenzar a recoger setas.
La mayoría de  las intoxicaciones son causadas principalmente por el desconocimiento y en la imprudencia de los recolectores de setas.

A pesar de las campañas para alertar de los peligros de las setas, ciertas prácticas se pasan por alto. Así, por ejemplo, algunos recolectores aconsejan que se prueben algunas setas crudas para asegurarse de que se tratan de especies comestibles.Tal procedimiento puede emplearse para russulas. Pero ni siquiera entonces deben de tragarse los trozos que se prueban, pues de producirse una confusión accidental como el Boletus de Satanás o con alguna de las amanitas mortales, un simple pedacíto de carne puede provocar una intoxicación, trastornos muy considerables o incluso la muerte.

Hay dichos, los cuales son completamente falsos, como que las setas roídas por los animales o los caracoles, o atacadas por larvas de la mosca de la carne, serían comestibles. Se ha comprobado que gracias a su metabolismo, ni a los caracoles, ni a larvas de insectos se ven afectados por las toxinas de la oronja verde.

Hoy en día, no existe ningún procedimiento milagroso para saber si una especie de seta es tóxica o comestible, Para evitar el envenenamiento es necesario aprender a conocer las setas peligrosas o limitarse a recolectar las especies que se conozcan perfectamente. Todos los años tienen lugar intoxicaciones mortales, pero afortunadamente su número no es alto. La Oronja Verde (Amanita phalloides) es responsable de más de nueve casos sobre diez de envenenamientos mortales.

Consejos para no intoxicarte con setas tóxicas.


Como hemos dicho, no hay métodos mágicos para saber si la seta que tienes delante tuya, es un bocado exquisito o en cambio es una trampa mortal. Estos consejos los deberían de tener en cuenta todos los aficionados al mundo micológico. Ojo con las setas tóxicas:

  • Nunca consumas setas que no conozcas, Estas palabras son las más sagradas que hay que tener en cuenta a la hora de ir a recolectar setas para posteriormente consumirlas. Evita los riesgos innecesarios. Recolecta solo las especies que conozcas con total seguridad, aunque veas a algún compañero que lleva otras especies, ya que hay muchas muy fáciles de confundirlas entre si. No hay ningún método tradicional fiable para determinar si una especie es comestible o tóxica. así que actúa con sentido común.

  • Si los bichos, las babosas y caracoles se la comen es comestible. Totalmente falso. Los caracoles y las babosas tienen un metabolismo capaces de soportar incluso las tóxinas de la temida Amanita palloides. Es un bulo completamente falso. Vuelvo a repetir, si no conoces a la especie, no la cojas !!!!

  • Es peligroso fiarse exclusivamente de guías y libros micológicos. Muchas, la mayoría de las muertes producidas por ingestión de setas mortales son debido a la confianza con estos métodos de identificación. y «CUIDADO», con esto no quiero afirmas y decir que tanto los libros, las guías y aplicaciones móviles sean malas, todo lo contrario. De echo, yo tengo un libro escrito y varias aplicaciones para Android, y recomiendo la adquisición de ellas ya que contienen información detallada y muy valiosa. Los que estudiamos a las setas, solemos tener bastantes, incluso las coleccionamos y por supuesto, las usamos. En ellos encontramos información detallada del ejemplar descrito junto con fotografías, pero las setas son difíciles de identificar, a veces hasta para los más expertos. Hay muchas especies muy parecidas y por el simple echo de no recolectarlas bien, podemos caer en un serio y grave problema. Y ya puestos a empeorar la situación, tanto el clima, la situación ambiental o el sitio donde aparezca puede cambiar totalmente la forma y el color de la seta. No crecen igual en el sol que en la sombre. El agua del rocío o de la lluvia puede desteñir su color. El exceso de sol les puede cambiar la forma y el color, etc , etc. Si de verdadquieres iniciarte en el fantástico mundo de las setas, te recomiendo te arrimes a gente experta. Para ello están las asociaciones micológicas, cursillos, jornadas, etc.

  • Me han contado que todas las setas que crecen sobre la madera son comestibles. Otro dicho FALSO. Claro que las hay exquisitas como la seta de chopo (Agrócibe aegerita), la seta de ostra (pleorotus ostreatus), pero también hay otras especies como la  Pholiota, Hypholoma o Gymnopilus, que son tóxicas. O mortales, como algunas especies de Galerina.

  • Si hierves las setas junto a un ajo y este se vuelve negro es que son venenosas.  De nuevo esto es FALSO. Que se vuelva negro tanto un ajo como una cebolla no tiene nada que ver con las toxinas de las setas, sino a una reacción química. Lo mismo pasa con la leyenda de hervir las setas junto a monedas de plata y si se ponen negras es que son tóxicas. Dejémonos de historias y leyendas y seamos coherentes. Por ejemplo, la Amanita phalloides al ser hervida con ajos no los ennegrece y además dicen que está rica de sabor. Si la consumes, al cabo de unos días, con suerte, estarás gravemente ingresado para hacerte un trasplante de hígado o en el peor caso, metido en un ataud.

  • Las setas de colores brillantes son venenosas según he leído en algún sitio….  Por lo visto eso redactaban en un libro de recetas. Eso es FALSO y PELIGROSO. Hay setas exquisitas con colores brillantes y llamativos como el revozuelo que es amarillo vivo, los níscalos, de color anaranjado fuerte, la lepista nuda, de color violeta, la amanita caesarea, de color anaranjado brillante y al contrario, existen tóxicas con tonos apagados como por ejemplo algunas especies de amanitas.

  • Algunas setas tóxicas al hervirlas o desecarlas se vuelven comestibles. Completamente cierto. Algunas toxinas se destruyen al elevar la temperatura a más de 70 grados cuando se cuecen las setas (hay que tirar despu´s ese agua), y también se destruyen algunas toxinas con la desecación como es el caso de la variedad morchellas. No se deben de consumir nunca setas crudas a no ser que se conozca perfectamente a la especie con toda fiabilidad. Por desgracia para nosotros, no todos los venenos se destruyen con el calor o con la desecación, asi que muchísima precaución.

  • Si le das a probar a tu gato o perro las setas y no le pasa nada entonces son comestibles. Otra leyenda completamente FALSA. Aparte de lo repugnante y crueldad que hay reflejada en esa frase, no se a quien se le ocurrió semejante barbaridad. Se cuenta de un individuo que le dio a probar a su gato unas setas, y al ver que seguía vivo y coleando, él se las comió. El individuo murió, su gato a los pocos días enfermó causándole también la muerte. Así que, dejémonos de absurdidades e idioteces….

  • El método del amigo funciona? Pues otra idiotez como la anterior, a cual más cruel. Antiguamente existían los catadores de comidas, una persona a la que le tocaba probar las comidas de sus señores para saber si estaban envenenadas o no. Seguramente a más de uno le tocó probar setas, pero el método sigue sin ser nada fiable como diremos a continuación. Ciertas especies contienen toxinas que tienen una acción lenta, como la Amanita phalloides, y otras , aunque no sean mortales, pueden ser indigestas para ciertas personas, e inofensivas para otras. De este mismo modo, las alergias a los hongos o a las esporas de estos son bastante caprichosas. Un simple y inofensivo champiñón puede provocar urticaria a individuos sensibles. Así que utilizar a personas, con o sin su consentimiento, como conejillos de indias, puede que salga el tiro por la culata. Dejando las bromas a un lado, ni se os ocurra ¡¡¡¡¡. Por cierto, también podría darse el contraataque del amigo; éste podría decidir no consumir las setas y contarle a usted que estaban buenísimas…… a ver qué pasa……..

  • Recolecta siempre ejemplares jóvenes y deja los viejos y los que estén en malas condiciones. Las setas muy maduras son indigestas, aparte del riesgo de consumir algún gusano u oruga y del peligro de bolutismo. Para hacernos una idea, pongamos de ejemplo a un champiñón de cultivo. De joven sus láminas son rosadas, al madurar se abre y las láminas se oscurecen a color marrón chocolate produciendo miles de esporas. Estas pueden producir reacciones alérgicas.

  • Nunca utilices bolsas de plástico. A parte de estar prohibidas para recolectar setas y te puede caer una buena denuncia, muchas setas al estar metidas en bolsas, se estropean con gran rapidez y pueden llegar a fermentar por exceso de temperatura pudiendo algunas especies volverse tóxicas. Muchos dirán que en los supermercados se venden envasadas en plástico, pero esas llevan un control sanitario y además están en sitios refrigeradas para evitar que fermenten.

  • Nunca cojas setas en sitios contaminados. Las setas absorben los metales pesados con muchísima facilidad, así que nunca cojas setas en bordes de carreteras, autopistas, basureros, polígonos químicos, zonas de cultivo, invernaderos, etc, ya que estarán altamente perjudicadas.

Amanita muscaria. Tóxica

Tipos de envenenamiento:


Los envenenamientos con setas tóxicas se clasifican en función a los síntomas que provocan, llamados síndromes.

El síndrome faloidiano

Es el caso que más envenenamientos mortales produce. Está provocado por la Oronja Verde (Amanita phalloides), la Amanita virosa  y la Amanita Verna, por las pequeñas lepiotas (lepiota belveola, Lepiota brunneoincarnata, Lepiota josserandii.), así como las galeras tóxicas ( Galerina marginata y sus especies próximas ).

Los síntomas aparecen entre seis y doce horas después de la absorción y se manifiestan con molestias respiratorias y vértigos seguidos por una seria gastroenteritis (vómitos y diarreas) con una fuerte deshidratación. Después de un periodo de calma que puede durar varios días aparecen los síntomas más graves que se traducen en un ataque de locura. La muerte puede sobrevenir entre veinticuatro horas y un mes después del comienzo de los síntomas.

El síndrome orellánico

Es producido por los cortinarios: Cortinarius orellanus . C. speciosissimus. C. cinnamomeus.. Se manifiesta afectando a los riñones, pudiendo llegar incluso a su destrucción, y requiriendo la asistencia de un riñón artificial. La incubación es muy larga, manifestándose la aparición de los primeros síntomas entre los tres y diecisiete días después de la ingestión de las setas. Así se explica que la toxicidad de estas especies haya pasado desapercibida durante tanto tiempo. Probablemente existen otras especies de cortinarios tóxicos o mortales, además de éstas conocidas oficialmente.

El síndrome panteriano

Lo provocan la Amanita panterina y la matamoscas (Amanita muscaria). A los problemas digestos les siguen los nerviosos, con delirios y alucinaciones que desembocan en un profundo sueño. Las propiedades alucinógenas de la matamoscas fueron explotadas por algunos pueblos en el curso de fiestas y ceremonias. La Amanita panterina es más peligrosa y, aunque no es mortal en principio, ha provocado algunas muertes.

El síndrome sudoriano

El alto contenido en muscaria que puede provocar una parada cardiaca, está en el origen de este síndrome. La muscarina se encuentra en gran proporción en los inócibes y en los clitocibes: Inocibe lobulado, Inocibe terrestre, Inocibe cónico, Clitocibe blanqueado, Clitocibes del borde de las carreteras, Clitocybe phillophila…

– El síndrome resinoide

Se llama así a las gastroenteritis más violentas y más dolorosas ( pero en general sin consecuencias graves ) debidas a ciertas setas como la seta engañosa (Entoloma lividum), el Tricoloma atrigado, la seta del olivo (Omphalotus olearius), el hifoloma de láminas verdes. Sobrevienen rápidamente tras la ingestión, de veinte minutos a unas horas.

– Las otras intoxicaciones

Algunas setas tienen un violento efecto vomitivo: el Boleto de Satanás crudo, el falso níscalo ( lactarius chysorrehus) y la rúsula emética están entre ellos.

Hay que señalar otros síndromes, como el alucinógeno, debido a las setas alucinógenas; el hemolítico relacionado con las setas crudas o insuficientemente cocinadas, cuyas toxínas se eliminan mediante la coción. Provocan diarreas y vómitos, pero pueden tener consecuencias serias en algunos casos.

Otras setas tienen simplemente un efecto laxante: la clavaria elegante, los boletos viscosos del género Suillus cuando no han sido desprovistos de su cutícula viscosa…

Las reacciones de los individuos o algunas toxinas son muy variables, unos la soportan mejor que otros. Especies de hongos como el champiñón amarilleante o el páxilo enrollado, tóxicos para algunas personas, no tienen efectos sobre otras. Incluso las setas comestibles pueden provocar intolerancias ocasionales en el caso de la armilaria color de miel, la pardilla, e incluso el champiñón.

Otras intoxicaciones:


Intoxicaciones periodo de latencia corto: ( De 30 minutos hasta 4 horas después de la ingestión)

  • Síndrome resinoide (Gastroenteritis aguda)Provocada por varias especies de  Lactarius, Russula, Boletus, Tricholoma, Entoloma, Clitocybe, Omphalotus, Scleroderma, Agaricus, Chlorophillum, Hebeloma, Hypholoma (en el caso de Hypholoma fasciculare se han dado envenenamientos mortales), etc. Se manifiestan con vómitos y náuseas acompañados de fuertes dolores de tripa y diarrea. Suele durar de 1 a 2 días. Algunas personas sufren este síndrome con setas comestibles como la Lepista nuda,  Armillaria mellea o Clitocybe nebularis.

  • Síndrome neurológico:  Es producido por setas que contienen derivados isoxazólicos (ácido iboténico, muscimol), como la Amanita muscaria y la Amanita phanterina, aunque esta última puede producir envenenamientos mucho más peligrosos.

  • Intoxicación por setas alucinógenas:  Se atribuyen  a los géneros Psilocybe,  Panaeolus, Stropharia, Conocybe, Inocybe, Copelandia, Pluteus, etc.

  • Síndrome muscarínico: Es producido por setas que contienen muscarina,  como Inocybe, Clitocybe (las especies blancas y pequeñas, sobre todo), Mycena pura y Rubinoboletus. Produce síntomas gástricos y digestivos, sudoración excesiva y lagrimeo.

  • Síndrome coprínico: Es causada por el Coprinus atramentarius que al mezclarse con alcohol produce vómitos, náuseas, palpitaciones, enrojecimiento de la piel, sensación de calor, sequedad de la boca, arritmias e hipotensión arterial.  Este síndrome también puede ser provocado por Clitocybe cavipes, Boletus luridus y Morchella angusticeps.

  • Intoxicación hemolítica:  Es provocada generalmente por ascomicetos ( Hellvella, Peziza, Morchella, Sarcosphaera). Cuando se consumen estas setas crudas los glóbulos rojos de la sangre se rompen.

  • Síndrome de Paxillus involutus:   Hasta no hace mucho, esta seta se consideraba comestible y  llega a causar sensibilización, con la destrucción masiva de glóbulos rojos.

Intoxicaciones periodo de latencia largo: (Se presentan entre 9-15 horas e incluso hay casos que llegan hasta los 15 días desde la ingestión)

  • Síndrome giromitrínico:  Provocado por la Gyromitra esculenta y especies próximas. También lo provoca algunas Helvellas sp. Los síntomas aparecen entre las 6 y las 9 horas desde su ingestión, produciendo vómitos, náuseas, diarreas, arritmias, trastornos de la conciencia (hasta incluso el coma), hemólisis, afecciones hepáticas y renales.

  • Síndrome del Cortinarius orellanus y especies afines:  Es provocado por especies de Cortinarius normalmente de tamaño pequeños y con tonos canelas o rojizos. Los síntomas aparecen entre 3 y 17 días después de su ingestión y provoca insuficiencia renal, en algún caso irreversible. No hay antídotos.

  • Síndrome ciclopeptídico: Es causado por la Amanita phalloides, Amanita virosa, Amanita verna,  Lepiota brunneo-incarnata. y Galerina. Los síntomas aparecen a las 11 horas de la ingestión provocando vómitos, diarreas, destrucción del hígado siendo en el mejor de los casos necesario un trasplante y en un 80% la muerte segura.

Otras alteraciones por setas tóxicas:

  • Síndrome rabdomiolítico:  Producido por la Seta de los caballeros (Tricholoma equestre). Causan rabdomiolisis. La desintegración muscular masiva, sobre todo del corazón, puede matar a algunas personas.

  • Síndrome acromelálgico (o de las «piernas inquietas»)  Lo producen Clitocybe acromelalga y la Clitocybe amoenolens. Causan acromelalgia, una rara y curiosa enfermedad que provoca un tremendo dolor y picores en las piernas, con una imperiosa necesidad de moverlas continuamente.

  • Síndrome norleucínico:  Es provocado por la Amanita próxima y por la Amanita smithiana. Afecta a los riñones destruyéndolos.

Bueno, como hemos visto hasta ahora, es mejor ser cautos y limitarnos a consumir lo que realmente conozcamos con total seguridad.

Que hacer en caso de envenenamiento: 


En presencia de síntomas de envenenamiento que se suponen producidos por setas, se pueden presentar dos casos:

– Se manifiestan más de seis horas después de la ingestión: es una intoxicación grave (síndrome faloidiano u orellánico ). Hay que actuar enseguida, porque las posibilidades de escapar a la muerte o a graves secuelas ( riñón artificial, trasplante de hígado…) serán más elevadas cuanto más rápida sea la actuación. Se debe llamar con urgencia a un médico o acudir al hospital más próximo.

– Los síntomas sobrevienen en los minutos o en las dos o tres horas posteriores a la ingestión. El envenenamiento es menos grave. Es necesario sin embargo consultar con urgencia a un médico, que podrá prescribir la hospitalización si lo considera necesario.

En cualquier caso, se ha de avisar enseguida a un médico, o telefonear a un centro de toxicología que indicara las directrices a seguir. Si es posible, recoger ejemplares de las setas, o restos del plato, para mostrárselos al médico, que podrá consultar a un micólogo ( existen sociedades micológicas en varios puntos de España ) que determinará la especie y el tipo de envenenamiento, lo que permitirá aplicar rápidamente el tratamiento adecuado.


 

Teléfonos de Interés

Instituto Nacional de Toxicología

C/ Luis Cabrera, Nª.9

28002 Madrid.

Teléfono: 91 411 40 66

Teléfono de urgencias toxicológicas

(Servicio de información toxicológicas):

91 562 04 20 (24 horas)

Fuentes de mi libro «Setas del Andévalo de Huelva»

http://www.ual.es/GruposInv/myco-ual/venenos.htm

 

 

Descargate nuestra app gratuita AQUI:   https://play.google.com/store/apps/details?id=app.setamania&hl=es

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies